5 lecciones sobre la volatilidad

Volatilidad: entendiendo el concepto y 5 lecciones para comprenderla mejor

Son muchas las personas que se privan de invertir por la creencia de que es algo complicado y solo para entendidos. Sin embargo, cualquiera puede hacerlo. Basta con tener objetivos claros y algunos conceptos básicos. Uno de los puntos clave que hay que mirar es la volatilidad, una medida estadística casi tan antigua como los mercados, que se utiliza para medir la magnitud del cambio en los precios de un valor en un período determinado.

Cuanto mayor es la volatilidad, mayor será la potencial de recompensa o pérdida de una inversión.

En tanto, si la volatilidad es baja, la ganancia o perdida futura también lo será. Conocer esta información de antemano resultará fundamental para saber de qué manera se podrían comportar los activos en cartera y elegir la mejor estrategia para nuestro perfil. Aquí cabe una aclaración importante: la volatilidad pasada nos habla solamente de lo que ya ocurrió y no nos asegura lo que va a pasar. Se la debe tratar como una variable orientativa aunque no definitiva.

Por definición, la volatilidad es una unidad de medida que marca la dispersión de los precios de un valor o índice de un mercado determinado. Se utiliza para determinar las fluctuaciones del mercado y ayuda a comprender si un activo es riesgoso o no.

Casi como una regla, cuanto mayor es la volatilidad, más riesgoso es el valor.

Existen factores externos que pueden influir de manera abrupta en los movimientos de mercado y por ende, en la variación de los precios. Ya sea a nivel local o internacional, eventos como cambios en las políticas fiscales o de tipos de interés poseen un alto impacto en la industria financiera y la volatilidad de los activos. Si bien la variación de precios es algo inherente al mercado, los momentos de turbulencia financiera pueden generar incertidumbre hasta para el inversor más experimentado. Por eso, es importante contar con una buena gestión de las emociones y herramientas. Una mirada en retrospectiva al comportamiento de distintos tipos de inversiones, por ejemplo, puede darnos una pauta de qué esperar en el futuro y así poder tomar las mejores decisiones de inversión.

La volatilidad nos recuerda que sin riesgo no hay recompensa. El desafío del inversor será construir una cartera de inversiones sólida y bien diversificada que resista los embates del mercado. Es sabido que invertir en el segmento de renta variable (acciones, por ejemplo) conlleva más riesgos que otras inversiones más conservadoras como los plazos fijos, pero también es cierto que a lo largo de la historia, estas inversiones son las que han obtenido los mejores rendimientos.

La variación de precios es un efecto natural del comportamiento impredecible de los mercados y a pesar de estas variaciones, millones de personas en todo el mundo continúan invirtiendo su dinero con la idea de obtener ganancias en el futuro. En ese sentido, la volatilidad es muy importante para los inversores, ya que altos niveles de esta suelen derivar en grandes ganancias si se tiene la paciencia necesaria. Respecto a este tema, se ha declarado Warren Buffet:

“La bolsa de valores es un mecanismo mediante el cual se transfiere valor del impaciente al paciente.”

Esto se debe a que muchas veces, la inestabilidad influye en las decisiones del inversor. Y es que no hay que olvidar que las finanzas poseen un fuerte anclaje en la psicología emocional.

En definitiva, la volatilidad es parte indivisible de cualquier mercado. Para tener éxito invirtiendo hay que aprender a elegir estrategias que se adapten a nuestro perfil.

En ese sentido, los fondos comunes de inversión son una excelente alternativa gracias a la diversificación implícita que ofrecen y el trabajo de análisis de los gestores que lo administran, que analizan especialmente el riesgo de cada activo. De esta manera, es posible mantener la volatilidad en los niveles deseados de acuerdo al riesgo de fluctuación que decidamos, acorde a nuestro perfil.

Si deseas saber más y contactar con un asesor hacé clic acá: https://www.centraldefondos.com/

A continuación, te contamos qué es la volatilidad y 5 lecciones sobre ella que te harán ver las cosas de otra forma:

¿Qué es la volatilidad?

Lecciones sobre volatilidad  

 

“Central de Fondos” es una plataforma provista por Criteria AN S.A. en su calidad de Agente de Colocación y Distribución Integral de Fondos Comunes de Inversión. Criteria AN S.A. es un Agente de liquidación y Compensación propio registrado en la Comisión Nacional de Valores (CNV) bajo el número 591 & ACyDI Nro 22. Número de agente en Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA) #235 y en ROFEX agente #343. Todas las transacciones están sujetas al control de la CNV y de los mercados (ByMA y ROFEX).

Rendimiento financiero: qué es y en qué se diferencia del retorno

Rendimiento financiero: qué es y en qué se diferencia del retorno

Sea en el corto o largo plazo, el camino del inversor siempre trae consigo tecnicismos y conceptos financieros. Si bien muchos de estos conceptos dan que pensar que las inversiones son solo para expertos, en Central de Fondos estamos convencidos de que no es así y por eso trabajamos para ayudar a las personas a comprender cada día mejor las inversiones. Por eso, en este artículo te contamos sobre el rendimiento financiero, un concepto fundamental para poder entender tus finanzas: por qué es tan importante y en qué se diferencia del retorno total.

Yendo de mayor a menor, lo primero que hay que mirar para saber si una inversión es exitosa o no es su rendimiento financiero, es decir: la ganancia total que se puede obtener al estar invertido durante un determinado período de tiempo. Dicha información se obtiene dividiendo los intereses o dividendos obtenidos sobre el monto total de la inversión inicial. Por dar un ejemplo, supongamos que invertimos $1000 y recibimos $50 de intereses en el transcurso de un año. El cálculo del rendimiento financiero para esa inversión será: 50/1000 = 5%. Esto significa que el rendimiento total de nuestra inversión fue de un 5%.

Cuando hablamos de “rendimiento” estamos haciendo referencia a la ganancia total percibida al finalizar una inversión. Esta ganancia se representa de forma neta y suele calcularse en una base anual aunque, dependiendo la inversión, también puede calcularse de manera mensual o trimestral. Un punto a destacar es que el rendimiento financiero no toma en cuenta a las ganancias o pérdidas de capital que esa inversión haya tenido a lo largo del tiempo sino que solo contempla el total de intereses o dividendos percibidos.

Si bien presenta algunas similitudes, el rendimiento no debe confundirse con el retorno total. una métrica más completa que, además de las ganancias, analiza otros aspectos de la performance de una inversión. Mejor conocido como ROI (Return On Investment por sus siglas en inglés) esta medida no solo incluye los intereses o dividendos percibidos sino también el balance de las variaciones de precios que haya sufrido el instrumento de inversión elegido. Por lo tanto, a diferencia del rendimiento financiero, el retorno puede ser positivo o negativo.

El riesgo es otro componente fundamental a la hora de medir el retorno total de una inversión. Por lo general, cuanto más grande la ganancia, mayor el riesgo. Así, por ejemplo, el retorno total que ofrece un plazo fijo suele ser inferior al retorno potencial de las acciones, ya que se trata de una inversión que ofrece mucha más seguridad que la otra. Las acciones, en cambio, pertenecen al segmento de la renta variable y suelen ofrecer un retorno potencial mucho más alto para compensar a los inversores por el riesgo adicional que corren al comprarlas.

Otro punto importante a tener en cuenta a la hora de elegir una inversión es el horizonte de la estrategia elegida. Si este es de largo plazo, el rendimiento financiero nos dará una buena idea de cómo puede llegar a comportarse esa inversión, mientras que en horizontes de corto plazo, si el retorno presenta mucha volatilidad, puede llegar a perjudicarnos ya que muchas veces, las grandes oscilaciones nos llevan a cometer errores por estar involucradas las emociones.

Ahora bien, volviendo al rendimiento, algunas consideraciones a tener en cuenta: a la hora de calcularlo resulta fundamental distinguir qué tipo de inversión estamos analizando ya que el cálculo varía según cuál sea el instrumento. En términos prácticos, veamos el resumen de uno de los fondos que componen nuestro portafolio Renta sin Fronteras: el fondo Galileo Event Driven. En este caso, se trata de un fondo de bonos en dólares por lo que el rendimiento estará nominado en dicha moneda y, como veremos a continuación, se expresa de manera porcentual bajo las palabras “Yield” o “TIR”.

Rendimiento Financiero del Galileo Event Driven a Noviembre 2020

Retorno del Galileo Event Driven a Noviembre 2020
Fuente : Galileo

¿Qué nos muestra entonces este porcentaje TIR? Que en el periodo de un año el inversor recibirá USD 8,70 por cada USD 100 invertidos en dicho fondo, siempre y cuando ninguna de las compañías que conforman el portafolio presente la quiebra.  En este aspecto, también cabe destacar que los fondos comunes de inversión invierten en activos que cambian todos los días de precio, por lo cual su cotización y rendimiento también son dinámicos. Continuando con el ejemplo del Galileo Event Driven, si queremos analizar la diferencia entre el rendimiento financiero y el retorno de este fondo para el último año, debemos conocer cuánto fue su rendimiento un año atrás y compararlo con el retorno total obtenido. Según informaron a Central de Fondos fuentes de Galileo, sabemos que en diciembre 2019 el fondo tenía un rendimiento similar al actual en torno al 9% anual mientras que el retorno total para ese mismo período fue del 4,5%.

¿Qué quiere decir esto? Que a fin de cuentas hemos ganado un 4,5% con esta inversión, ya que, a pesar de su rendimiento financiero del 9% en un año, los precios de los bonos fluctuaron en una baja del 4,5% para ese período haciendo que nuestro retorno total final sea del 4,5%. Aquí queda demostrada la importancia de saber diferenciar el rendimiento del retorno de una inversión.

En resumen, tanto el rendimiento financiero como el retorno se utilizan para describir el comportamiento de las inversiones durante un periodo determinado de tiempo aunque, definitivamente, no son lo mismo y presentan importantes diferencias.  El retorno es una forma más detallada de expresar el retorno total de una inversión mientras que el rendimiento, muestra la ganancia neta obtenida con los intereses o dividendos percibidos en función al costo inicial.

mejora tu rendimiento

TUS FONDOS, SEGUROS
“Central de Fondos” es una plataforma provista por Criteria AN S.A. en su calidad de Agente de Colocación y Distribución Integral de Fondos Comunes de Inversión. Criteria AN S.A. es un Agente de liquidación y Compensación propio registrado en la Comisión Nacional de Valores (CNV) bajo el número 591 & ACyDI Nro 22. Número de agente en Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA) #235 y en ROFEX agente #343. Todas las transacciones están sujetas al control de la CNV y de los mercados (ByMA y ROFEX).