Tu plan financiero, el primer paso hacia tus sueños

Tener un plan financiero es el primer paso para lograr tus objetivos. Se trata de una estrategia que te permitirá tomar el control de tu situación financiera y a partir de eso, planificar mejor el destino de tus ingresos y decidir sobre necesidades futuras. Hay mucha gente que delega esas decisiones a un asesor financiero, principalmente por falta de tiempo y conocimiento. Sin embargo, no hay que ser un experto para diseñar un plan que nos acompañe en el camino hacia la concreción de nuestros sueños. 

Primero que nada, deberás sincerarte con tu situación financiera actual. Para empezar, identificá cuánto dinero posees (sea en efectivo o bienes tales como un auto o una propiedad) y cuánto dinero debés (desde la tarjeta de crédito hasta un préstamos hipotecario). Luego, hacé la suma de tus tenencias y a eso, restale el total de tus deudas; eso te dará una idea de tu patrimonio neto, que será tu punto de partida para armar el plan.

Nada como tener “las cuentas claras” para apreciar mejor el panorama. Así que, reuní y organizá tus impuestos, tus estados de cuenta, la póliza del seguro del auto y cualquier otro documento que se relacione a tu vida financiera. Además, registrá durante al menos un mes tus ingresos y gastos, eso te permitirá conocer mejor cómo y en qué gastas tu dinero para en un futuro, recortar aquellos gastos superfluos. 

Una vez que entiendas dónde estás parado, será el momento de plantearte tus objetivos financieros; tu planificación se construirá en base a estos objetivos que pueden ser de corto, mediano o largo plazo. Asegurate que sean objetivos realizables y si querés apoyate en el acrónimo SMART, que ayuda a definir los criterios que te ayudarán a definir tus objetivos. Este acrónimo viene del idioma inglés, y propone determinar objetivos: Específicos (specific), mesurables (measurables), alcanzables (attainable), realistas (relevant) y con base en el tiempo (time bond). Visualizarlos de esta manera nos permitirá salir del “sueño” y la nebulosa y empezar a implementar cambios para lograrlo. 

Si aún tenés dificultades para definir tus objetivos, tal vez te ayude conversar con tus familiares y allegados; una visión externa puede ayudar a entender mejor las prioridades. Además, tratá de tomarte unos minutos para reflexionar sobre tu relación con el dinero: ¿Cuál es tu opinión respecto a tener mucho o poco? ¿Por qué es tan importante para vos? ¿Cuánto te gustaría ganar? Encontrar la respuesta a estos interrogantes puede ayudarte a entender tus verdaderos deseos y objetivos; ¡no los minimices! Un viaje por el sudeste asiático puede parecer a simple vista algo no tan financiero y sin embargo, para lograrlo vas a tener que generar varios recursos.

Una vez que sepas cuál es tu situación y tengas claros tus objetivos, será el momento de trazar un plan de acción. En este punto estarás frente a dos escenarios que servirán de punto de partida: el de utilizar de forma diferente los recursos que ya tenés y el de generar nuevos ingresos para cumplir tus objetivos. En ambos casos, recordá siempre que ahorrar es postergar consumo hoy para disfrutarlo mañana, con lo cual, probablemente tengas que que hacer algunos ajustes en tu estilo de vida para lograr tu cometido.

Evaluá todas las alternativas que tenés a disposición y elegí la que mejor se adapte a tus necesidades. Si estás pensando en invertir, analiza bien la relación retorno/riesgo y hacete amigo/a de la idea que eventualmente vas a lidiar con cierta incertidumbre dado que la economía no siempre es lineal. En este punto, quizás debas considerar contratar a un asesor financiero profesional para que te ayude con las decisiones más técnicas sin la carga emocional que a veces se involucra en estas cuestiones.

Por último, sé realista: es probable que pase cierto tiempo antes de que puedas ver resultados. Mejor enfocate en el crecimiento gradual, revisá con frecuencia tu plan para modificar lo que necesites en el camino y ¡estudiá! Investigá en internet, comprá libros y diarios especializados en finanzas, seguí las noticias y hablá con personas que tengan experiencia. El conocimiento es el puntapié inicial para lograr la independencia financiera.

Consulta sin cargo con los asesores de Central de Fondos por la mejor estrategia para tu perfil. Elegí entre mas de 300 fondos comunes de inversión e invertí.

Contactá con nosotros acá: http://bit.ly/2IBz9a3

Claves para pagar menos impuestos al liquidar Ganancias

Como todos los años, el primer trimestre del año trae consigo un momento crucial para la economía familiar: la liquidación del impuesto a las ganancias. Y con ellas, las deducciones correspondientes que ayudan a reducir el número. 

Todos aquellos que se vieron afectados por la retención del Impuesto a las Ganancias durante el 2018 tendrán tiempo hasta el 31 de marzo para notificar a la AFIP sobre las deducciones anuales con el objetivo que estas se descuenten del impuesto y así pagar menos. En esa sintonía, el Gobierno anunció recientemente algunos cambios y a partir de este año se podrán deducir impuestos de seguros de vida o fondos de retiro, una iniciativa que surge con el objetivo de incentivar el ahorro y fortalecer la industria local del mercado de capitales.

Así, a través del decreto 59/2019, se actualizaron los montos máximos de los seguros de vida, de retiro y cuotapartes de fondos comunes de inversión con fines de retiro, que se puede deducir de la base imponible del impuesto a las Ganancias. Se trata de un incentivo fiscal largamente esperado por el sector asegurador. Para 2019, el beneficio fiscal será de $ 12.000, en 2020 de $ 18.000 y en 2021 de $ 24.000.

Esa información, que se llena a en el formulario F.572, también conocido como SiRADIG es necesaria para que los empleadores luego lleven adelante correcciones en las presentaciones finales en su rol de agentes de retención, para reintegrar o retener la diferencia del impuesto con los sueldos depositados en mayo.

A continuación, los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de armar la liquidación

– El impuesto a las ganancias aplica a partir de un sueldo promedio mensual de $38.300 durante 2018 (cifra que contempla el proporcional del pago de aguinaldo).

– Se puede deducir como cargo familiar a un cónyuge, siempre que el/la mismo/a tenga residencia en Argentina y sus ingresos no excedan los $66.917 anuales. En ese caso, se podrá deducir hasta $62.385 para todo 2018, según información del portal de la AFIP.

– Hijos. Otro cargo familiar que se puede deducir es los hijos, incluyendo hijastros, de hasta 18 años o que estén incapacitados para trabajar. A partir de 2018 solo uno de los padres podrá deducirlo por hasta $31.461 anuales. Una alternativa es que cada padre descuente un 50% en vez de que uno descuente el total de la carga familiar.

– Gastos médicos. Está permitido computar hasta el 40% de lo facturado por honorarios médicos y de auxiliares de la medicina, propios o de familiares a cargo. Existe otro límite que es hasta el 5% de la ganancia neta del año. No resultan deducibles los medicamentos.

– Alquileres. A quienes alquilen una propiedad para vivienda se les admite deducir el 40% del monto mensual abonado con un límite definitivo anual de $66.917. Es requisito indispensable que no sea propietario de ningún otro inmueble y que quien deduce sea el titular de la factura de alquiler.

– Seguro de vida o retiro. A partir del 2019 se incrementa el monto deducible a $12.000 anual que se empezará a indexar por inflación.

– Intereses de préstamos hipotecarios. Se podrá descontar un monto de $20.000 anuales. En el caso de que ambos cónyuges sean deudores del crédito, ese monto podrá aplicarse a ambos por separado hasta dicho límite. El capital no resulta posible considerarlo.

– Servicio doméstico. El tope anual también es $66.917. La empleada tiene que estar previamente registrada en la AFIP y quien la deduce debe ser el empleador. Para el tope se incluyen además las cargas sociales.

– Impuesto al débito y crédito bancario. Se podrá computar el 33% del total del cargo en la cuenta de los bancos a su nombre.

A partir de este año también entrará en efecto la aplicación de Ganancias a los ingresos generados por renta financiera como plazo fijo, bonos públicos y otros instrumentos financieros. La presentación de ese tributo será en junio en un formulario especial y se hará en conjunto con las declaraciones de Ganancias y Bienes Personales.

 

“Central de Fondos” es una plataforma provista por Criteria AN S.A. en su calidad de Agente de Colocación y Distribución Integral de Fondos Comunes de Inversión. Criteria AN S.A. es un Agente de liquidación y Compensación propio registrado en la Comisión Nacional de Valores (CNV) bajo el número 591 & ACyDI Nro 22. Número de agente en Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA) #235 y en ROFEX agente #343. Todas las transacciones están sujetas al control de la CNV y de los mercados (ByMA y ROFEX).