Crisis económicas y oportunidades de inversión

Crisis económicas y oportunidades de inversión: radiografía de los mercados bajistas y sus lecciones

La pandemia del virus COVID-19 desató una crisis sin precedentes en todo el mundo, no solo a nivel sanitario y social sino también financiero. En estos tiempos de incertidumbre es cuando el inversor debe cuidarse más que nunca de sí mismo, ya que un mal timing y la mala gestión de las emociones pueden dejarnos fuera de nuestro camino hacia la libertad financiera. Y si bien el pasado no garantiza el futuro, aprender de las crisis económicas pasadas y los mercados bajistas más importantes de la historia puede ayudarnos a echar luz sobre el presente y entender porqué se dice que las crisis traen oportunidades.

Se denomina mercado bajista (o Bear Market en inglés) a aquellas situaciones en las que los mercados experimentan caídas de precios de más de un 20% desde sus máximos recientes. Estas caídas se caracterizan por ser de tiempo prolongado y es durante estos períodos que los inversores pierden el apetito por el riesgo y se vuelcan a inversiones más seguras para evitar la especulación y mayores pérdidas. Un mercado bajista no debe confundirse con una corrección de mercado, que presentan menor duración y las caídas observadas oscilan entre un 10% y un 20% desde los máximos anteriores.

Analizando la historia financiera reciente, la peor crisis económica fue la del Crack del 29’. Aquel famoso “jueves negro” de octubre de 1929 cuando la Bolsa de Nueva York cuando hubieron más de 16 millones de títulos cotizando en baja sin encontrar comprador. Esta abrupta caída provocó la ruina de aquellos que se habían endeudado para comprar dichos valores y el pánico no tardó en apoderarse de los inversores que corrieron hacia los bancos para retirar su dinero llevando a más de 600 entidades bancarias a la quiebra y dando comienzo al período conocido como “La Gran Depresión”.

Cuando analizamos la historia de los mercados bajistas, existen dos variables a tener en cuenta: la rapidez y profundidad de la caída. Hasta la llegada del Coronavirus, el Crack del 29’ ostentaba el título del mercado bajista más rápido de la historia tardando 42 días en caer más de un 20%. Sin embargo, la crisis económica de la pandemia que azotó en marzo del 2020 se hizo del título en solo 21 vertiginosos días traspasando la barrera del 20% desde el techo anterior. En el camino hubieron otras pero ninguna tan rápidas como estas dos. Entre las más significativas de la historia reciente se cuentan el “lunes negro” de 1987 (tercer mercado bajista más rápido de la historia), la “crisis de las puntocom” en 2001 y la crisis económica de la burbuja inmobiliaria en 2008.

Para comprender cuán profundo puede llegar a ser el impacto de los mercados bajistas en el patrimonio de un inversor, profundicemos según el caso. Como vimos, el crack del 29’ presentó caídas en torno al 80% desde los máximos demostrando la gravedad de dicha crisis económica. El segundo mercado bajista más profundo fue la crisis de las hipotecas subprime del 2008 con caídas en torno al 60%. La última crisis económica a causa de la pandemia, en tanto, si bien impactó de manera muy rápida, presentó caídas menores a sus antecesoras, en torno al 32% desde los máximos.

Promedio de profundidad y duración de los mercados bajistas para las acciones de Estados Unidos desde 1950 al 2010

Correcciones históricas acciones en crisis económicas de Estados Unidos
Fuente: Elaboración propia en base a Bloomberg.

En este gráfico podemos observar cómo la caída promedio de los mercados bajistas desde 1950 al 2010 fue del 35% con una duración promedio de 426 días o 1 año y 7 meses (ya que tomamos los días hábiles del año que son 240). Estas métricas resultan de crucial importancia para contar con una referencia cuando se está produciendo un mercado bajista.

Más allá de las particularidades de cada crisis económica, es importante rescatar algunas lecciones que deja la historia. Primero, entender que es imposible predecir el comportamiento del mercado y muchas veces, ante estas situaciones lo mejor es mantener la calma y permanecer en la inversión, ya que generalmente, las recuperaciones suelen ser igual de rápidas que las caídas. ¿A qué nos referimos con esta última afirmación? Aquí se puede ver bien claro:

Recuperación promedio en los 12 meses posteriores desde los puntos más bajos de cada mercado bajista desde 1950 al 2010

Subas de acciones Estados Unidos
Fuente: Elaboración propia en base a Bloomberg.

Luego que los mercados bajistas tocaran un piso, los 12 meses posteriores mostraron subas de un promedio del 40% en dólares. Esto demuestra por qué a veces, a pesar de los embates del mercado, permanecer invertido es una buena decisión, ya que se trata de los mejores momentos para generar riqueza y multiplicar nuestro capital. A través de nuestro curso “Hacia la Libertad Financiera” profundizamos mucho en este y otros conceptos para ayudar a los inversores a aprovechar estas oportunidades históricas.

El famoso inversor multimillonario Warren Buffet solía decir que “el mercado ayuda a los que saben lo que hacen pero no perdona a los que no”. Basta con mirar el gráfico anterior para ver que las mejores subas de la historia se dieron luego de las mayores bajas. En ese mismo aspecto, Buffet posee otra frase que se adapta perfecto a los escenarios de crisis: “Debemos ser codiciosos cuando los demás son temerosos y temerosos cuando los demás son codiciosos”.

A lo largo de la historia y sus vaivenes, queda demostrada la importancia de mantener la calma a la hora de las dificultades que presentan los mercados. Apegarse al horizonte de inversión elegido en la estrategia y un pensamiento crítico y lateral nos permitirá beneficiarnos de esas subas de precio y reducir los efectos de la volatilidad.

 

La anatomía de una corrección de mercado

A la hora de invertir es muy importante conocer nuestro perfil. Toda inversión conlleva cierto riesgo y por lo general, cuanto mayor se ofrece la ganancia, más inestable suele ser la inversión. No todas las personas toleran ver caídas abruptas en su cuenta, por eso se sienten más cómodos en inversiones conservadoras. Al mismo tiempo, hay quienes buscan la máxima rentabilidad y saben que para lograrlo tendrán que ser pacientes y persistir a pesar de los vaivenes del mercado.

Si miramos un gráfico histórico del comportamiento de los mercados y los principales índices de referencia (MSCI, S&P, etc) detectaremos que su comportamiento registra picos similares a los de un electrocardiograma, con grandes subas y caídas igual de abruptas. Por eso, mirar cómo se comportó una inversión en el pasado nos puede ayudar a entender cómo se comportará en el futuro (siempre sabiendo que rendimiento pasado no garantiza rendimiento futuro).

Volviendo al comportamiento histórico de los mercados, solo con mirar un gráfico veremos que rara vez la tendencia alcista es constante. Aquellos que gustan de las acciones u otras inversiones del segmento de renta variable deben saber que es muy común experimentar bastante turbulencia y para obtener los mejores rendimientos, muchas veces deberán experimentar caídas por largos períodos hasta que se reanude la tendencia alcista. Cuando las caídas en el mercado son mayores a un 10% pero no llegan a un 20% se las denomina “correcciones de mercado”

¿POR QUÉ SE DAN ESTAS CORRECCIONES?

Las correcciones de mercado pueden suceder por cualquier motivo y muchas veces no hay razones suficientes para justificarlas. Por lo general, estas correcciones tienen su raíz en factores psicológicos o miedos de los inversores, dado que no están basados en reglas puntuales. Actualmente el mercado está viviendo una época alcista – la más duradera de la historia moderna- y hasta el momento han habido 8 correcciones que podemos observar en el gráfico a continuación:

¿QUÉ ESPERAR DE UNA CORRECCIÓN DE MERCADO?

Las correcciones de mercado son parte fundamental de poseer acciones, sin embargo, hasta el inversor más experimentado puede sufrir un colapso nervioso si no está preparado para lidiar tal volatilidad. Esto es lo que tiene que saber:

1) Frecuencia. En promedio, hay alrededor de una corrección de mercado por año.
2) Duración. En promedio, las correcciones tienen una duración de 71 días.
3) Profundidad. Las correcciones involucran, en promedio, una baja en las acciones de aproximadamente un 15.6%
4) Impacto. La incertidumbre, volatilidad y mala prensa incrementan automáticamente la caída.

Las correcciones de mercado suelen atemorizar a los inversores y una de las razones es la sospecha de que la caída inicial sea solo el comienzo de una caída mucho mayor que resulte en un  mercado bajista. Por eso, suele disparar los siguientes interrogantes: ¿Es este el comienzo de una desaceleración económica prolongada o una buena oportunidad para comprar acciones baratas?

Las correcciones de mercado sirven para poner a prueba el estómago del inversor, revisar la estrategia y delinear las perspectivas a futuro. Muchas veces, cuando el mercado experimenta caídas cercanas al 10%, no necesariamente significa que vaya a continuar así. Entre los años 1980 y 2018 el mercado cayó 36 veces cerca de un 10% y sin embargo solo 5 de estas correcciones resultaron en mercados bajistas más largos mientras que las otros 31 pasaron rápidamente la transición y siguieron su camino alcista. En otras palabras, en la historia reciente cerca del 14% de las correcciones fueron el comienzo de un periodo prolongado de recesión. Sin embargo, la mayoría fueron algo pasajero en el radar.

Si bien tener el “timing” del mercado puede ser una buena herramienta para prever comportamientos bajistas, varios estudios demuestran que no lo es todo. En un contexto de correcciones de mercado y aún peor, mercados bajistas, es mucho mas importante darle tiempo al mercado que intentar “tomarle el tiempo”.