¿Qué pasó en Argentina en 2001 y por qué hoy es diferente?

Hablar de devaluación, deuda externa y créditos del Fondo Monetario Internacional suscita en la mayoría de los argentinos el fantasma de la crisis del 2001. Con una inflación imparable, un gobierno empecinado en reducir el déficit fiscal y una economía funcional a los intereses del mercado internacional, es inevitable pensar que estamos viviendo un escenario similar al que se dio durante el gobierno de Fernando De La Rúa y terminó con el país en default. Repasemos algunos puntos claves para entender qué está pasando en la actualidad en el país y cuales son las principales diferencias de un tiempo a esta parte.

Una de las principales diferencias que observamos en la actualidad en relación a lo que sucedía en 2001 tiene que ver con la liquidez de la que gozan los bancos, además de las limitaciones que tienen para otorgar préstamos en dólares y cantidades de dinero que excedan lo que realmente tienen. Otro gran diferencial es que, a diferencia de lo que ocurría en tiempos de la convertibilidad, hoy no existe un tipo de cambio fijo (m´ás allá de las bandas cambiarias establecidas por el BCRA).

Otro punto clave para poner en perspectiva es el de los indicadores económicos y sociales, que si bien no reflejan el crecimiento augurado por el oficialismo, tampoco están al nivel de lo que estaban en el año 2001. Por ejemplo, durante 2001 los niveles de desempleo llegaron a récords históricos alcanzando el 18,3% mientras que según los últimos datos del Indec (correspondientes al tercer trimestre de 2018), indican que el 9 % de la población activa está desempleada. Otro indicador importante es el político: mientras en 2001 la crisis llevó al fin del partido de la Alianza, en las elecciones legislativas de 2017, Cambiemos recibió gran apoyo por parte del electorado. 

Antes de trazar paralelismos entre el 2001 y la actualidad, basta con observar los indicadores para darse cuenta que el país está en una situación completamente diferente en relación a lo que sucedía en diciembre de 2001. Si bien es innegable que el país se encuentra sumido en una crisis, se trata de una bastante diferente a lo que se vivió antaño. Es por eso que reflotar hoy conceptos como “corralito” o “default”, es erróneo.

Sin embargo, en caso que efectivamente Argentina no encuentre el rumbo y llegara a darse un escenario de “default”, aquellos que invierten en fondos comunes de inversión pueden estar tranquilos de que su dinero se encuentra resguardado por entidades gubernamentales como la Comisión Nacional de Valores.

Durante la crisis de 2001, los fondos, como cualquier otra inversión en el mercado de capitales, sufrieron una merma. En ese entonces, la Comisión Nacional de Valores autorizó a los FCI a que pagaran en especie a aquellos ahorristas que quisieran rescatar sus cuotapartes. Es decir que, ante la imposibilidad de obtener liquidez, las administradoras de los FCI entregaron a los inversores que lo pedían los activos en su cartera (títulos, Letes, dinero o plazos fijos reprogramados). Les abrieron una cuenta de depósito para esos activos en la Caja de Valores, ya que sólo pueden venderlos si hay mercado y con una fuerte quita. Los que no lo hicieron, aún tienen en su poder una cuotaparte, que varía en función de la cotización de los fondos.

Tras la crisis y la importante baja que sufrieron los FCI, en 2005 la tendencia se revirtió dando paso al nuevo boom de los fondos comunes de inversión en Argentina, cuyo crecimiento se mantuvo hasta este año inclusive. Durante la segunda mitad de la década de 2000, no sólo creció en cantidad de fondos sino que también surgieron nuevos tipos como los fondos Pymes, retorno total y de infraestructura (todos disponibles en la plataforma de Central de Fondos).

En definitiva, lo que está sucediendo en el país tiene algunos puntos de contacto con lo que pasaba en 2001 pero la situación no es para nada la misma y especialmente, aquellos ahorristas que eligen los fondos comunes de inversión para invertir, pueden estar tranquilos de que hay un ente gubernamental velando por su seguridad.

“Central de Fondos” es una plataforma provista por Criteria AN S.A. en su calidad de Agente de Colocación y Distribución Integral de Fondos Comunes de Inversión. Criteria AN S.A. es un Agente de liquidación y Compensación propio registrado en la Comisión Nacional de Valores (CNV) bajo el número 591 & ACyDI Nro 22. Número de agente en Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA) #235 y en ROFEX agente #343. Todas las transacciones están sujetas al control de la CNV y de los mercados (ByMA y ROFEX).

El Gobierno reglamentó el impuesto a la renta financiera

Mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial, el Gobierno reglamentó hoy el Impuesto a las Ganancias que alcanzará a la renta financiera.

Esta mañana el gobierno oficializó los cambios en el Impuesto a las Ganancias entre los que se encuentran el quizás, más polémico: el impuesto a la renta financiera. La nueva Ley de Reforma Tributaria regirá para las inversiones que se hicieron durante 2018 y alcanza a los bonos, plazos fijos, acciones y alquileres. La medida se tomó a través de un extenso decreto publicado este jueves en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri; del Jefe de Gabinete Marcos Peña y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Entre otros puntos, el texto oficial reglamenta la renta de inversiones financieras con una alícuota de entre 5% y 15%, según el tipo de instrumento y característica del inversor, que logre un retorno superior a los 67.000 pesos. Asimismo, se consideran ganancias de fuente argentina las generadas por créditos garantizados con derechos reales que afecten a bienes situados en el exterior, cuando los respectivos capitales deban considerarse colocados o utilizados económicamente en el país, detalló el decreto.

El Gobierno recordó que a través de la Ley N° 27.430 se introdujeron diversas modificaciones a la Ley de Impuesto a las Ganancias, y que mediante los Decretos 279 del 6 de abril de 2018 y 976 del 31 de octubre de 2018, se reglamentó parte de esas disposiciones.

“En esta oportunidad, corresponde incorporar las restantes adecuaciones a la reglamentación aprobada por el Decreto 344 del 19 de noviembre de 1998 y sus modificatorios, como así también ajustar su texto de conformidad a los cambios que efectuara el Código Civil y Comercial de la Nación y demás normas aprobadas en los últimos años, como las Leyes 27.260 y 27.346”, puntualizaron desde el Poder Ejecutivo.

Para estar alcanzado por el impuesto, las ganancias deberán superar los $ 66.917,91. El gravamen rige para los beneficios obtenidos a partir del 1 de enero de 2018 y el año fiscal cerrará el 31 de diciembre próximo, es decir que se tendrán en cuenta los ingresos obtenidos por todas operaciones realizadas durante el año. Las alícuotas son del 5% para ganancias en pesos y 15% para ganancias en dólares.

La única inversión que continúa exenta de impuestos es la transferencia de acciones que cotizan en bolsa y los mínimos intereses de caja de ahorro obtenidos por las personas humanas. Tampoco hay que pagar impuesto por la utilidad obtenida en concepto de diferencia de cambio originada por moneda extranjera (dólares o euros).

 

 

El presente documento es propiedad de Criteria AN S.A. (“Criteria”), no pudiendo su contenido ser modificado, transmitido, copiado, y/o distribuido sin el consentimiento expreso de Criteria. El presente tiene un fin exclusivamente informativo y se ha basado en información proveniente de fuentes públicas, siendo que Criteria no ha verificado su veracidad, integridad y/o exactitud, ni ha sometido la misma a un proceso de auditoría. Consecuentemente, Criteria no efectúa declaración alguna, ni otorga garantía alguna, sobre la veracidad, integridad y/o exactitud de la información sobre la cual se basa este informe. Todas las opiniones y estimaciones aquí expresadas están sujetas a cambio sin previo aviso.
El presente no constituye asesoramiento en inversiones ni una invitación a la suscripción de determinados fondos comunes de inversión colocados por Criteria. Cualquier persona interesada en analizar y, en su caso, adquirir las cuotapartes de fondos comunes de inversión aquí descriptos, deberá consultar la información contenida en cada reglamento de gestión. La información aquí inserta ha sido confeccionada exclusivamente para la República Argentina, no debiendo interpretarse destinado a cualquier otra jurisdicción o territorio. Se advierte que parte de la información del presente documento está constituida por estimaciones futuras. Debido a riesgos e incertidumbres, los resultados reales o el desempeño de los fondos comunes de inversión podrían diferir significativamente de lo expresado en las estimaciones futuras. La información aquí contenida está sujeta a cambios y modificaciones y no puede ser considerada definitiva por aquellas personas que tomen conocimiento de ella. El receptor deberá basarse exclusivamente en su propia investigación, evaluación y juicio independiente para tomar una decisión relativa a la inversión en las cuotapartes de fondos comunes de inversión.
Criteria es un Agente de Liquidación y Compensación – Propio registrado bajo la matrícula n° 591 y Agente de Colocación y Distribución Integral de FCI registrado bajo la matrícula n° 22, en ambos casos de la CNV. Los rendimientos pasados son un indicador de gestión y no implican, bajo ningún concepto, promesas de rendimientos futuros. Las inversiones en cuotapartes de fondos comunes de inversión no constituyen depósitos en el agente de custodia de tales fondos a los fines de la Ley de Entidades Financieras ni cuentan con ninguna de las garantías que tales depósitos a la vista o a plazo puedan gozar de acuerdo a la legislación y reglamentación aplicables en materia de depósitos en entidades financieras. Asimismo el agente de custodia los fondos comunes de inversión se encuentra impedido por normas del
Banco Central de la República Argentina de asumir, tácita o expresamente, compromiso alguno en cuanto al mantenimiento, en cualquier momento, del valor del capital invertido, al rendimiento, al valor de rescate de las cuotapartes o al otorgamiento de liquidez a tal fin.